Gestión y recaudación voluntaria

¿Qué es la recaudación tributaria?

La recaudación tributaria consiste en el ejercicio de las funciones administrativas para cobrar las deudas tributarias , y se puede realizar en periodo voluntario, con el pago en los plazos previstos en el artículo 62 (voluntaria) de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, o en periodo ejecutivo, con el pago o través del procedimiento administrativo de apremio.

La recaudación tributaria está regulada por la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria y por el Reglamento General de Recaudación, aprobado por Real Decreto Legislativo 939/2005, de 29 de julio.

¿Qué diferencia hay entre un recibo, una liquidación y una autoliquidación?

  • Un recibo está relacionado con un pago correspondiente a un padrón periódico, de carácter colectivo. Los recibos no se notifican individualmente, sino a través de edictos de cobro colectivo insertados en el Boletín Oficial de la Provincia.
  • Una liquidación tributaria es un pago fuera de un padrón periódico, de carácter colectivo, que se notifica de forma individual.
  • Una autoliquidación es una declaración de un pago reconocido por una ordenanza fiscal, ante el ayuntamiento o BASE-Gestió d’Ingressos. La autoliquidación siempre tiene carácter de liquidación provisional hasta que la Administración dicta la liquidación definitiva correspondiente.

¿Qué plazos hay para pagar en voluntaria?

Los plazos para pagar en voluntaria dependen de si la deuda se exige por medio de recibos, liquidaciones o autoliquidaciones.

  • Recibos: se hará en el plazo de dos meses, si bien, al tratarse de un pago que responde a un padrón periódico de carácter colectivo, el plazo queda pendiente de lo que se publique en el Boletín Oficial de la Provincia.
  • Liquidación: el plazo de pago queda establecido en el artículo 62.2 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.
    • Si la notificación de la liquidación se realiza entre el día 1 y el 15, el plazo de pago es entre el día en que se ha realizado la notificación y el día 20 del mes posterior y, si este no es hábil, hasta el día hábil siguiente.
    • Si la notificación de la liquidación se realiza entre el 16 y el último del mes, el plazo de pago es entre el día en que se ha realizado la notificación y el día 5 del segundo mes posterior y, si este no es hábil, hasta el día hábil siguiente. 
  • Autoliquidaciones: el plazo de pago de las autoliquidaciones está limitado a su pago inmediato.

¿Qué pasa si no se paga en plazo voluntario?

Una vez finalizado el periodo de pago voluntario -el día siguiente-, ya se deberá pagar el recargo reducido del 5%.

Si se ha domiciliado el pago, ¿se debe recibir algún documento para pagar?

Si se ha domiciliado el pago, sólo se recibirá el cargo correspondiente en la cuenta. La entidad financiera será la responsable de entregar el documento acreditativo del pago.

Si no se ha domiciliado el pago, ¿qué se tiene que hacer?

BASE-Gestió d’Ingressos envía un documento para recordar el pago, con el que puede llevarse a cabo en cualquiera de las entidades financieras que se especifican, ya sea en efectivo o mediante cargo en cuenta.

Si no se recibe este documento, hay que dirigirse a cualquiera de las oficinas de BASE-Gestió d’Ingressos y solicitar una copia para hacer el pago.

¿Cómo se puede saber el importe a pagar?

El importe a pagar se puede comprobar a partir de los  tipos y tarifas publicados por el ayuntamiento en el BOP antes del 31 de diciembre del año anterior. De esta manera, según la tipología del hecho imponible por el que se tributa, se puede determinar la cuota íntegra que es de aplicación.

En impuestos como el IBI, se deben tener en cuenta los incrementos de los valores catastrales que se publican en el BOE con la Ley de Presupuestos del Estado para todos los inmuebles estatales.

Si no se está conforme con la deuda que se reclama, ¿qué se puede hacer?

El Texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales establece que si no se está conforme con los datos del recibo o con el procedimiento de recaudación en voluntaria, se puede presentar recurso de reposición contra los actos derivados de los tributos. Una vez adoptada la resolución correspondiente, se notificará a la persona interesada.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que la interposición del recurso no paraliza el procedimiento de recaudación. Por lo tanto, si no se aporta la garantía correspondiente o se satisface la deuda, se actuará por vía ejecutiva y, si el recurso se desestima, contra el patrimonio de la persona interesada.

¿Se puede aplazar y fraccionar el pago de una deuda en voluntaria?

Las deudas tributarias que estén en periodo voluntario se pueden aplazar o fraccionar, con la previa solicitud del obligado tributario, cuando su situación económico-financiera le impida efectuar, de forma transitoria, el pago en los plazos establecidos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que las deudas aplazadas o fraccionadas deben garantizarse. Si la totalidad de la deuda aplazada o fraccionada se garantiza con aval solidario de entidad de crédito o sociedad de garantía recíproca, o mediante certificado de seguro de caución, el interés de demora será el interés legal que corresponda hasta la fecha de su ingreso.

Las solicitudes en periodo voluntario se pueden presentar hasta el mismo día en que finaliza el periodo de pago voluntario, pero el aplazamiento o fraccionamiento no se entenderá concedido hasta el momento en que se aporte la garantía correspondiente.