IIVTNU - Impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana

¿Qué es el IIVTNU?

El impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana (IIVTNU) es un tributo directo que grava el incremento de valor que experimentan los terrenos.

Se pone de manifiesto a raíz de la transmisión de la propiedad de los terrenos por cualquier título, o de la constitución o transmisión de cualquier derecho real de goce, limitativo del dominio, sobre los terrenos mencionados.

Para determinar la base imponible, sólo se tiene en cuenta el valor catastral del suelo del terreno. No se computan los valores catastrales de las construcciones.

¿Quién debe pagarlo?

El responsable de pagar el impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana depende del tipo de transmisión realizada:

  • En una transmisión onerosa (compraventa, permuta, etc.), la plusvalía la debe pagar la parte vendedora.

    Excepción: Cuando la transmisión sea onerosa y el transmisor sea no residente en España, es el adquirente quien está obligado a pagar este impuesto.
     
  • En una transmisión lucrativa (herencia, donación), la plusvalía la debe pagar quien adquiere el bien (la parte adquirente).

Aviso: Cualquier otro pacto que acuerden las partes, contrario a lo expuesto, no puede ser admitido por las administraciones, y no altera las obligaciones tributarias, sin perjuicio de las consecuencias jurídicas de carácter privado que se deriven del mismo.

¿Cuándo hay que pagarlo?

El IIVTNU se devenga cuando se produce la transmisión. Por lo tanto, la obligación tributaria aparece a partir de este momento.

Este impuesto se gestiona por declaración de los obligados tributarios, los cuales deben comunicarlo al ayuntamiento donde radica el inmueble que se ha transmitido, en el plazo de 30 días hábiles desde el momento que se produce la transmisión.

Herencias: Cuando la transmisión es por herencia, el heredero tiene seis meses para declarar el hecho, desde el momento del fallecimiento. En situaciones extraordinarias se puede solicitar que el plazo de declaración se amplíe a un año.

¿Qué importe se debe pagar?

El importe de la plusvalía depende del valor catastral del suelo que tenga el inmueble y del tipo de derecho transmitido.

En las transmisiones de terrenos, se aplicará el valor catastral del suelo. En las transmisiones de derechos, como pueden ser los de usufructo, depende de la edad del usufructuario.

Cuando se transmiten el derecho para construir una o más plantas por encima o por debajo de un inmueble, depende de la proporcionalidad asignada en la escritura de transmisión.

Cuando el inmueble pertenece a un municipio que ha sido afectado durante los últimos cinco años por una nueva ponencia de valores catastrales, el ayuntamiento fija una reducción legal sobre el valor catastral del suelo que puede oscilar entre el 40 y el 60% en su ordenanza fiscal. Si no lo hace, hay que aplicar el 60%.

A esta base liquidable se le aplican unos coeficientes por un periodo máximo de 20 años de tenencia del inmueble, en el que los años se computarán como años enteros. Los coeficientes los aprueba cada ayuntamiento en la ordenanza fiscal correspondiente.

Finalmente, el ayuntamiento debe aprobar el tipo impositivo que se aplica al resultado de las operaciones anteriores.

En la cuota íntegra, se le puede aplicar una bonificación en los supuestos de transmisiones lucrativas por causa de muerte en favor de los descendientes y adoptados, los cónyuges y los ascendientes y adoptantes. Esta bonificación es optativa para los ayuntamientos y debe quedar reconocida por ordenanza fiscal.

¿Dónde debe pagarse y cómo?

Los obligados tributarios deberán presentar una declaración ante el ayuntamiento donde radica el inmueble, en el plazo de 30 días hábiles desde que se produce la transmisión.

Excepción/Herencia: Cuando la transmisión es por herencia, el plazo es de seis meses, prorrogable hasta un año a solicitud del sujeto.

Los ayuntamientos pueden optar por la autoliquidación por parte de los sujetos pasivos o por la liquidación de la deuda correspondiente.

Además, los notarios deben comunicar a los ayuntamientos las transmisiones realizadas en cada municipio, a fin de comprobar que los datos declarados son correctos.

Regulación del IIVTNU

El impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana está regulado por: